sábado, mayo 19, 2007

Ese Gustavo Poirrier que murió tan joven

GUSTAVO POIRRIER SILVA (1965-2003) era un mediocampista, apodado el Laucha, que nació en Valparaíso y comenzó su carrera en el club amateur Deportes Recreo, del sector Recreo Alto de Viña del Mar. Llegó a Santiago Wanderers en los 80, con el que subió a primera en 1989. En 1990 jugó en el Wanderers de Luis Santibáñez y se salvó de ir a Segunda en la última fecha. En 1991 fue a Unión Española y al año siguiente pasó a Deportes Temuco, donde jugó hasta 1997. Fue allí donde más destacó, incluso llegando al seleccionado nacional de Xavier Azkargorta. En 1998 jugó 21 partidos en Deportes Concepción y en 1999 pasó a Puerto Montt, su último club como profesional (y último año también de futbolista en Chile).
Lo de la selección fue en 1996. En la preparación para las Eliminatorias a Francia, fue convocado por Azkargorta para algunos encuentros amistosos. Jugó por la Roja en febrero de 1996 en Coquimbo, por la revancha del 0-6 frente a Perú en Lima de abril de 1995. Ingresó en el segundo tiempo por Esteban Valencia y se mandó una tijera que lamentablemente no fue gol. Chile ganó por 4 a 0.
El 2001 decidió irse junto a su esposa Valeska (estudiante de Periodismo) y sus dos hijas de 8 y 5 años, a Estados Unidos. En el país de Norteamérica, trabajaba en la construcción y jugaba habitualmente en una liga aficionada conformada por chilenos residentes, además de integrar el Chilean New York.

Mientras jugaba un partido de fútbol amistoso en una liga aficionada en el barrio de Queen’s en Nueva York, murió de un ataque al corazón a los 38 años de edad el sábado 4 de enero de 2003.

“Jugó todo el primer tiempo sin problemas, pero al llegar al vestuario se sintió mal, prefirió no volver a la cancha para la segunda mitad y se quedó mirando el partido desde la tribuna. Allí sufrió un fuerte dolor en el pecho y se desplomó inerte sobre el piso. Y aunque sus compañeros llamaron una ambulancia, los esfuerzos por reanimarlo fueron estériles y el jugador llegó sin vida al hospital”, dice una nota de LUN del lunes 6 de enero de 2003.

“Gustavo no tenía antecedentes de enfermedades cardíacas. Hablé con su señora, que es amiga y colega de la mía, y me dijo que hace como seis meses le dio un desmayo que lo atribuyó más que nada al calor. Pero no quiso hacerse exámenes. Se cumplieron sus deseos, porque él siempre le decía a su señora que le encantaría morir en una cancha”, señaló en su momento Carlos Soto, presidente del Sifup y quien fuera compañero de Poirrier en Temuco entre otros años en 1995 en la mejor campaña de la historia de Temuco bajo la mano del DT Eduardo Cortázar (finalizaron 4tos el torneo clasificando a la liguilla de Copa Libertadores).
"Ahora nos enteramos que hace como tres meses él había sentido un dolor en el pecho, pero nunca presentó mayores problemas. Era una persona muy sana, no tomaba, no fumaba y no llevaba una vida muy nocturna. Quizás la muerte de su padre, ocurrida el 23 de diciembre, pudo afectarle demasiado. A lo mejor nunca lo demostró y su tristeza siempre la llevó por dentro", señaló uno de sus amigos en EE.UU, el profesor de Educación Física Danilo Vukovic.
“Era un tipo muy tranquilo, muy calmado, un caballero que costaba que lo sacaran de sus casillas y siempre ponía la cuota de madurez cuando había algún problema. Una lástima”, comentó Pedro Jaque, compañero de Poirrier en Concepción a fines de los 90.
En diciembre de 2005 se cumplió el viejo sueño de Poirrier: que existiera una escuela de fútbol para niñas, en Viña del Mar. Valeska lo concretó.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

GRANDE LAUCHAA TE RCUERDOO EN WANDWERERS DESDE MUY PEQUEÑOO JUGADORASOO ...DESCANSA EN PAZ Y DANOS UNA MANITO DESDE ARRIBA EN ESTE DIFICIL MOMENTO HASTA SIEMPRE MLAUCHA.

Anónimo dijo...

Gustavito; Te conocí en Temuco en el año 1993 junto a tu Sra. Esposa. Yo en aquel tiempo estudiante universitario nos juntamos a conversar en la antesala de una jornada religiosa. Aqueloos años cuando defendías Temuco te comías la cancha con tu entrega y garra. Tu muerte me dolió y aún recuerdo tu personalidad. Saludos fraternos a tu familia. Pronto nos veremos amigo. Un abrazo.

Gerardo Días Sepulveda.
gerardods@msn.com

leonel mendoza sabalaga. dijo...

Querido amigo y compañero de equipo.
Estoy muy golpeado con ésta noticia, recien hoy vengo a saber de tí , jamás imaginé que sabría de tí algo trágico, mis sinceras condolencias a toda tú familia; tengo en mi mente muy fresco aquellos momentos que jugamos juntos con la camiseta de Wanderers por todas partes.... Que Dios te tenga en su reino, porque tenías buenas intenciones con tú sueño de tener una escuela de fútbol..... te recuerda con cariño.... ´tu compañero de equipo.

Leonel Mendoza Sabalaga.
lemanns22@gmail.com

Anónimo dijo...

GUSTAVO TE RECURDO SIEMPRE CON MUCHO CARIÑO Y GRATITUD, SE QUE ESTAS DONDE MERECES ESTAR.....

Anónimo dijo...

Laucha, te recuerdo jugando a la pelota en La escuela 53. Eras el Laucha Poirrier, buenísimo para la pelota. Dejando a todos locos En esa cancha de cemento de la escuela.Que estés muy bien donde quiera que estés....

Anónimo dijo...

Gustavo que estes descansando en paz ,te recuerdo mucho ,desde la juvenil del deportes recreo en tus comienzos que partidazos nos mandabamos en la cancha del club ,los dejabamos a todos tirados en el suelo ,muy lindos recuerdos ,quiero dejar aqui mi comentario.como un homenaje .